En la entrada de hoy hablaremos de la tendinitis de la pata de ganso, una patología frecuente tanto en deportistas como en personas sedentarias que presentan sobrepeso.

¿Que es la pata de ganso? Se trata de una estructura compuesta por la inserción de los tendones de tres músculos ( grácil, sartorio y semitendinoso) localizada en la parte interna de la rodilla. Cuando se produce una inflamación de este conjunto de tendones o de la bursa (bolsa de liquido que disminuye el roce entre tendones)

¿Qué síntomas son más comunes en la tendinitis de la pata de ganso? Esta patología cursa con dolor en la zona interna de la rodilla que aparece al realizar acciones que impliquen doblar la rodilla, como subir escaleras, correr o periodos de marcha prolongados. Además los pacientes con tendinitis de la pata de ganso suelen presentar inflamación y dolor al tacto en la zona. También pueden cursar con perdida de fuerza, disminución de movimiento en la rodilla o cojera. 

Existen acciones que pueden agravar los síntomas de esta patología como rotaciones, movimientos de aducción, ponerse de cuclillas o movimientos rápidos que impliquen flexión de rodilla.

Tratamiento. El tratamiento de fisioterapia esta orientado a reducir el dolor, bajar la inflamación y mejorar la funcionalidad de la musculatura implicada. En primer lugar recomendamos el uso de hielo durante la fase inflamatoria, aplicándolo de manera local durante 15 minutos cada 6 o 7 horas, y llevar a cabo un descanso en  aquellas actividades que puedan agravar los síntomas. También podemos comenzar haciendo algunos ejercicios y estiramientos como los dos que os mostramos a continuación.

  1. Isométrico de cuadriceps. Introducimos una toalla de pequeño tamaño doblada debajo de nuestra rodilla y la aplastamos, manteniendo la contracción durante 5 segundos. Realizamos esta acción en 2 series de 10 repeticiones.

 

 

 

 

2. Estiramiento de abductores. Nos sentamos con los pies juntos y las rodillas separadas, a continuación  dejamos caer nuestro tronco hacia delante y descendemos nuestras rodillas hasta que notemos tensión. Mantenemos el estiramiento 15 segundos.

Esperamos que este post os sirva de ayuda. En caso de no remitir los síntomas con el reposo y las indicaciones que os hemos dado, no dudéis en acudir a vuestro fisioterapeuta de confianza, él os asesorara y ayudará a terminar con vuestro problema.

¡Feliz semana!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llama ahora